El poder y la resistencia: Palabras de Belén Quejigo

La semana pasada se llevó a cabo una platica sobre Biopolítica en el ITAM y yo elaboré unas cuantas notas sobre lo que se reflexionó.

Image

Hubo en la mesa argumentos que me hicieron pensar y quiero compartir. Belén Quejigo, Maestra en Pensamiento Contemporáneo y Estética, inicia su exposición tomando las reflexiones de Foucault y nos platica un poco sobre su visión del poder: “las personas incrustamos el poder en nuestro ser, lo cual evita que los hambrientos no estén siempre robando y los explotados no estén siempre en huelga”. Dice que el poder es un ambiente atmosférico que condiciona la posibilidad de lo real y que es inútil sublevarse porque al final siempre te encuentras ante otras formas de poder

En segundos, Belén da un giro a su ponencia y nos habla del pensamiento, definiéndolo como no universal sino topográfico. Nos planeta además una reflexión que a mí me parece incitante al decir que hay una cierta imposibilidad en el pensamiento para pensar nuevas formas de concebir el mundo. En mi opinión, creo que es algo muy cierto, pues no logramos salir de la atmósfera de los paradigmas que controlan la manera de pensar y los modelos vigentes de comportamiento y práctica social.

Por otro lado, Belén Quejigo hace una descripción de los distintos tipos de sociedad y poder a lo largo de la historia. Dice que estamos en la sociedad del control, es decir,  cámaras y dispositivos que logran crear este poder inmediato, pues si algo se quiere saber o conocer de alguien puede hacerse fácilmente. La sociedad pasada era la disciplinaria, donde el sometimiento se enseñaba desde las familias, la Iglesia y las escuelas.

Retoma a Foucault, hablando de que no se trata de una dialéctica poder-libertad, porque donde hay poder, hay resistencia, y donde todo es poder, nada es poder.

Finalmente concluye hablando de cambios trascendentales en la sociedad y nos platica de lo que ella piensa de las revoluciones. Dice que son movimientos de corta duración que requieren de intensas movilizaciones sociales, pero que dichas movilizaciones duran muy poco. Dice que los verdaderos cambios espirituales se darán en muchos años. Que las etapas son largas y que estos cambios trascendentales no se darán por control autoritario o fascista, sino que será una conciencia distinta en la cual se trabajará y que será gradual. Me agrada cuando dice: “Vamos despacio porque vamos lejos”, pues quizá es el pequeño trabajo individual lo que dará lugar a esta re-formación masiva de la sociedad, no en un microcosmos, sino un cambio paradigmático abarcante que nos dejé salir de esta atmósfera de poder que sólo cambia sus métodos de control (el poder que incrustamos) y respirar el aire de una visión distinta del mundo. Una fuga de pensamiento que se convierta en trascendencia espiritual y que pueda traer nuevos modelos de vida.

Por: B. Job Sandoval

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s