Que la vida que se quiere no suceda sólo en la imaginación

Hoy en la mañana pensaba que las grandes metas comienzan siendo sueños. Empezamos a construir el destino que buscamos en la mente, la cual es una gran fábrica de ideas. Las ideas a su vez nos hacen movernos hacia lo que queremos conseguir si es que esa idea tiene un peso sentimental significativo y, aunque fallemos, tratamos de buscar los mejores medios para alcanzar los objetivos.

Sin embargo, sucede que podemos ser incoherentes entre nuestro accionar y las metas que queremos conseguir en la vida, y ¿cómo darnos cuenta? Justo eso pensaba en mi trayecto de casa a la escuela.

Pensaba que en ocasiones es difícil saber lo que se quiere y situarnos en el camino que nos lleva al lugar deseado. La realidad actual presenta muchas alternativas, presiones e incluso condiciones en el momento de tomar las decisiones, como decidir una carrera, buscar un trabajo o decidir con qué persona queremos compartir nuestra vida.

543458_494318960607387_592123252_n

En este sentido, creo que una buena forma de darnos cuenta de la efectividad de nuestras decisiones para lograr la satisfacción buscada es preguntarnos qué porcentaje de la vida que queremos sucede sólo en nuestra mente o imaginación, y qué porcentaje estamos construyendo o se está realizando en nuestra vida material y tangible. Con esto me refiero a que puede ser preocupante que la vida que queremos se quede en nuestros sueños y terminemos nuestra existencia deseando haber logrado los objetivos anhelados.

Así, mi reflexión invita a quienes me leen a cuestionarse cuánto de lo que queremos está sucediendo o construyéndose con nuestro accionar diario o en la forma de vida que escogimos y estamos viviendo, con la finalidad de tomar cartas en el asunto. Un poco de valentía o respeto a nuestros ideales podría hacernos más felices, un poco de lealtad podría acercarnos más a la materialización de nuestros ideales concretos y espirituales. En conclusión, nunca es tarde para cambiar de camino o de contexto, porque quizá logremos así una correlación más grande entre lo deseado y lo vivido.

B. Job Sandoval

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s