Despertar

Hoy me levanté con intensiones de arreglar mi existencia después de una larga noche de insomnio. Busqué señales para saber por dónde comenzar y contemplé el mundo que había tras mi ventana, un mundo que se reducía a dos árboles, un joven sol brillante y el viento de invierno. Buscaba algo más, algo distinto a lo cotidiano, algo extraordinario; sin embargo, lo extraordinario estaba ahí, en lo cotidiano.

Uno no nota las señales de la vida, pues vivimos preocupados por un sin fin de cosas y no estamos atentos cuando la vida manda sus respuestas.

Amaneció y yo desperté

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s