Tengamos perspectiva histórica, esto no es nuevo

Difícil conciliar el sueño antenoche cuando una pesadilla se estaba volviendo realidad: Donald Trump, presidente electo. Por otro lado, mi día había terminado de manera maravillosa. Muchas emociones. Pensaba, ¿por qué? ¿por qué elegir el racismo, sexismo, clasismo, egoísmo en lugar de elegir la continuación de la búsqueda por la igualdad y la libertad?

Estoy esbozando aquí opiniones basadas en información, pueden resultar correctas, o pueden resultar equivocadas, y están destinadas a desafiar y ser parte de un diálogo más amplio.

Mi teoría es que la perspectiva de la mayoría de los pueblos de la historia se limita a la experiencia comunicada por sus padres y abuelos, por lo que 50-100 años. Para ir más allá de eso hay que leer, estudiar y aprender a desenmarañar la propaganda que es inevitable en todos los relatos de la historia. En pocas palabras, en la universidad fallaría un papel si no comparara al menos dos, si no tres opiniones opuestas sobre un tema. Por lo tanto, alejándonos, los humanos tenemos el hábito de entrar en fases de destrucción masiva, generalmente autoimpuesta hasta cierto punto u otro. Estoy interesada en la Muerte Negra, que devastó Europa.Para aquellos en medio de la plaga debe haberse sentido como el fin del mundo.

Pero una característica definitoria de los seres humanos es su resiliencia. Para nosotros ahora parece obvio que sobrevivimos a la plaga, pero a la gente en ese momento debe haberle parecido increíble que su sociedad continuó después. De hecho, muchos asumen que la Muerte Negra tuvo un impacto positivo en el largo plazo. La trágica despoblación creó la escasez de trabajadores. Esta escasez hizo subir los salarios. Los precios de los productos también cayeron. En consecuencia, aumentaron los niveles de vida.

Pero para las personas que la vivieron debe haber sido inconcebible que los seres humanos pudieran levantarse de ella. Tal como ocurrió en el colapso del Imperio Romano, la Muerte Negra, la Inquisición española, la Guerra de los Treinta Años, la Guerra Civil Inglesa … es una larga lista. Eventos de destrucción masiva de los cuales la humanidad se recuperó y se movió, a menudo en mejor forma.

img_20160925_094040

Más tarde, para los historiadores todo tiene sentido y ven claramente cómo una cosa llevó a otra. La batalla de Somme fue resultado directo del asesinato de un archiduque austríaco en Bosnia. Dudo mucho que en aquel momento alguien pensara que el asesinato de un rey europeo daría lugar a la muerte de 17 millones de personas.
Mi punto es que este es un ciclo. Sucede una y otra vez, pero como la mayoría de las personas sólo tienen una perspectiva histórica de 50-100 años, no ven que está sucediendo de nuevo. A medida que se desarrollaban los acontecimientos que dieron lugar a la Primera Guerra Mundial, hubo algunas mentes brillantes que empezaron a advertir que algo terrible venía en camino, pero fueron despedidos como histéricos o tontos.

La gente busca chivos expiatorios, un líder capta el estado de ánimo popular, y escoge a ese chivo expiatorio. Él habla con una determinada retórica y los tambores de la cólera y del odio son la música de fondo. Pero en ese momento la gente no se da cuenta de que se está embarcando en una ruta que conducirá a un período de destrucción. Este ciclo parece estar sucediendo de nuevo. Pero como antes, la gente que lo votó no puede verlo porque:
1. Sólo miran el presente, no el pasado o el futuro.
2. Ellos sólo están mirando de inmediato a su alrededor, no en cómo los eventos se conectan a nivel mundial.
3. No están abiertos a escuchar opiniones opuestas.

Trump está haciendo esto en América. Él está usando la pasión, la ira y la retórica de la misma manera que todos sus predecesores hicieron, un narcisista carismático que se alimenta de la multitud para ser cada vez más fuerte. El punto más relevante es que la historia generalmente juega de la misma manera cada vez que alguien como él se convierte en el jefe.

¿Qué podemos hacer? Debemos tener cuidado de no dividirnos y contrarrestar los mensajes populistas de pasión e ira con nuevos mensajes. Necesitamos entender y usar los medios sociales. Necesitamos aprovechar un miedo diferente. El temor de otra guerra mundial casi paró la Segunda Guerra Mundial, pero no lo hizo. Recordemos que vivir en democracias significa tener esperanza de que un cambio siempre es posible. Es vital esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción.

Alguien, que como muchos de ustedes, tiene fe en un mundo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s