Para que no haya ni una más

Esta vez sí que sentí la tragedia de Mara como la propia. No es que fuera novedad, ni una realidad más desgarradora, más cruel, más animal que cualquiera de las otras. Siempre ha sido así. Pero ahora –y me avergüenza reconocer que sólo hasta ahora me haya calado tanto- el contexto no pudo ser menos ajeno. Pudo ser mi hermana, pudo ser cualquiera de mis amigas o mis primas. Pude haber sido yo. Todos los días podría ser yo.

Porque ciertamente, las mujeres hemos tomado espacios en la vida pública, gracias a –y no a pesar de, como los retrógradas insisten en pensar- la historia y a la lucha de tantas mujeres de nuestro pasado. Es resultado de esta lucha que, apenas en pleno siglo XXI, las mujeres hemos logrado que se nos reconozca la dignidad inherente a todo ser humano, y por lo tanto nuestros derechos. Es decir, ahora se comprende que se nos deben de respetar y garantizar desde los más básicos, cómo el derecho a la vida y a la integridad personal, hasta nuestros derechos económicos, sociales, culturales y políticos.

Lástima que nuestros derechos están lejos de ser respetados y garantizados. El valor de la vida de las mujeres sigue siendo cuestionado, por lo que nos matan sin pensarlo dos veces y las consecuencias para los autores e involucrados siguen siendo mediocres a lo mucho; nuestro cuerpo y nuestra mente son vistas desde un punto sexualizado, por lo que constantemente somos sometidas a violaciones, abusos y acosos. Aunado a esto, nuestra opinión sigue siendo relegada; nuestras palabras, interrumpidas; nuestra participación, limitada; nuestras funciones sociales y capacidades personales, estereotipadas; nuestro cuerpo, sexualizado; nuestra autonomía, obstruida o señalada.

Porque innegablemente persiste una cultura machista de milenios atrás basada en valores dados a elementos biológicos, plagada de estereotipos de género. Prevalece y la seguimos nutriendo cotidianamente con nuestro lenguaje y nuestro actuar. No somos del todo capaces de verla, comprenderla, de-construirla y arrancarla. Todos en esta sociedad somos parte de esta cultura, de su prevalencia y sus consecuencias, ya sea por deliberación, por indiferencia, o por negligencia y complicidad.

En este contexto, la lucha feminista es y seguirá siendo necesaria, porque, no hay mayor evidencia que, de otro modo, las mujeres logremos sobrevivir, y sobretodo vivir dignamente. Por favor, no la minimicen, no la dejen en segundo plano, no la conviertan en objeto de burla. No usen el término “feminazi”. Es inválido, injusto e indignante; es una ofensa garrafal contra todas las víctimas de la historia de la misoginia: discriminadas, inferiorizadas, abusadas, desaparecidas, asesinadas. Es una ofensa para todas las mujeres que, por el simple hecho de serlo, somos vulnerables en cualquier momento y en cualquier lugar.

Mientras no logremos cambiar nuestra cultura machista, cualquier agresión contra una mujer, por el hecho de ser mujer, permanecerá justificada. Cuestionemos nuestras actitudes, re-eduquémonos, hagamos conscientes a todos cuantos nos rodean y no permitamos ningún tipo de violencia, específicamente contra la mujer.

Hoy el asesinato de Mara nos sirve de madrazo colectivo, ridiculiza nuestra estúpida ceguera, pide a gritos un nuevo contrato social (que por fortuna muchos están dispuestos a reescribir) y exige vehementemente no quedarnos en la indignación. Mujeres, no permitamos que den marcha atrás nuestros derechos y dejemos de normalizar el vivir con miedo; contribuyamos activamente a desarraigar las ideas que nos matan (literalmente o no) y, sobretodo, démonos la mano hoy y siempre.

Que la tragedia de Mara, traiga un giro definitivo a esta constante historia de terror. Que todos y todas, a nuestro modo, tomemos parte en esta lucha imprescindible. Que no haya ni una más.

Paola Lira

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s