Seamos virtuosos

Virtud

Del lat. virtus, -ūtis.

  1. f. Integridad de ánimo y bondad de vida.
  2. f. Disposición de la persona para obrar de acuerdo con determinados proyectos ideales como el bien, la verdad, la justicia y la belleza.
  3. f. Acción virtuosa o recto modo de proceder.

 

Me da la impresión que ya casi nadie habla de virtud. En nuestras relaciones cotidianas no puede estar ya más relegado ese concepto. No es algo que nos preocupe o que nos importe. Si una persona es virtuosa o no, o si nosotros mismos lo somos, no es una reflexión que ocupe nuestras vidas. Pero quizá haga falta.

Nuestras acciones individuales e interacciones con los otros parecen constantemente quedarse en la superficie. Sería imposible profundizar con cada persona con la que convivimos día a día, claro, pero hasta el buscar entablar una amistad se ha reducido a caerse bien y sólo pasar un buen rato. No digo que esto no sea importante, claro que lo es. Disfrutar de la vida y de la buena compañía también es una virtud, una disciplina.

Pero definitivamente no lo es todo. ¿Por qué no buscar ser una persona más amable, o querer ayudar a alguien a que saque lo mejor de él mismo? ¿Por qué no admiramos y buscamos rodearnos de gente íntegra y honesta y no nada más de los que comparten nuestro mismo sentido del humor?  No nos preguntamos cómo hay que vivir. Nos limitamos a lo que es divertido y agradable.[1]

Y esto no es un sentimentalismo o un ideal vacío sino que tiene implicaciones en nuestra vida. Por ejemplo, qué difícil es confiar en alguien que no sabes lo que está pensando, o que lo que dice no coincide con lo que hace. No podemos construir vínculos sólidos si hace falta congruencia y franqueza. Si, en cambio, buscáramos practicar estas virtudes y procuráramos que lo que pensamos, decimos y hacemos esté siempre en consonancia,  o si dijéramos lo que pensamos sin rodeos, de frente, sería mucho más fácil confiar unos en otros. Esto a su vez, resultaría en personas más felices, en relaciones más estables, en sociedades más fuertes.

No entendamos a la virtud como una limitación a nuestra libertad sino como un ideal a alcanzar. No nos conformemos con lo que somos, podemos ser mucho más. Retomemos la importancia de la mesura para poder disfrutar más la vida. Busquemos ser agradables, tratar como nos gustaría ser tratados. Ahondemos constantemente en lo mejor de la vida humana.

 

 

[1] Nobleza de Espíritu, Una Idea Olvidada. Rob Riemen, 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s