Bufón moreno

Pueblo: conjunto de personas que viven en una región o país determinado.

Empiezo con esta definición porque me parece importante reconocer que se trata de un término generoso, es decir, incluyente. Sin embargo, existen individuos miserables y ruines que privan a la palabra de su contenido abierto y universal al politizarla, con el propósito de lucirse y atraer los favores del poder. Por esa razón quiero traer a colación la figura del bufón. Éste se trata de un payaso que se exhibe a sí mismo como un agente aparentemente sabiondo pero sarcástico. Se mofa, haciendo uso de la ironía y de una supuesta agudeza de pensamiento, de tener la capacidad de desacreditar a quienes difieren de su manera de pensar. Su carácter cómico y su apego a la ideología en el poder lo vuelve seductor de multitudes acríticas, por lo que acaba complaciéndolas. Así, ese bufón se supone a sí mismo ganador y por lo tanto superior y dueño, aparentemente, de la verdad.

220px-William_Merritt_Chase_Keying_up
Buffon, William Merritt Chase

En México existe un tipo de bufón al que yo añadiría el calificativo de moreno. El bufón moreno es este personaje de la vida pública que se siente capacitado por el consenso de las mayorías para desacreditar con la burla y su supuesta agudeza a quienes disienten o difieren de la opinión de los que están en el poder. Asume una superioridad moral e intelectual para imponer sentencias condenatorias e inventar enemigos. Este bufón es también un populista que se erige a sí mismo como defensor del pueblo, pero en realidad lo desprecia. Lo desprecia porque lo piensa siempre ajeno y distinto a él, porque lo suplanta hablando por él y lo considera una masa informe sin capacidad de expresión propia, porque le atribuye inferioridad pretendiendo reivindicarlo. Divide a la sociedad entre los que son privilegiados, como extranjeros y blancos, y aquellos que forman parte del pueblo marginado y moreno, aunque en realidad ambos grupos forman parte del mismo cuerpo social como se define al principio. Y puesto que defiende a un presidente que es del partido moreno, considera que a éste no se le puede criticar si el disidente es blanco.

A este paso lo que podemos lograr es que los bufones morenos se multipliquen y se sientan cada vez más autorizados a dictar cómo se debe actuar y pensar, como lo hacían los comisarios del pueblo en los regímenes comunistas en Europa Central y del Este, generando así mayor discordia, ejercicio del poder absoluto, imposición de un pensamiento y censura de la libertad de expresión.

Nardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s