Mis reflejos

Una vez salí de casa y no fue hasta que me vi en el reflejo de una tienda que me percaté que esa mañana no me había visto en el espejo. Me pareció bastante peculiar (por no decir romántico) salir al mundo sin saber cómo me veía para él.

Ahora vivo en una casa con pocos espejos pero muchas ventanas. Y en esos cristales me encuentro de repente. Como cuando estoy preparando una coliflor y mi reflejo se detiene unos instantes en la puerta del horno.

Prefiero verme ahí. En esos reflejos pasajeros y cotidianos. El espejo me exige mucho. Me espera cada mañana para enseñarme un barro nuevo, para recordarme que mi nariz está chueca, que no me puse aretes, que me tengo que depilar las cejas.

Pero hay reflejos más honestos. Pues ahí donde no me veo por completo, ahí donde mi cuerpo se confunde con el fondo, ahí realmente me veo.

IMG_3174IMG_3342

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s