Estructuras liberadoras

“Precisamente porque vivimos en una época en la que reina la idea de responsabilidad individual, la vocación de la sociología sigue siendo vital. Ahora es urgente afirmar no que los fracasos de nuestra vida privada sean el resultado de una psique débil, sino más bien que los caprichos y las miserias de nuestra vida emocional están moldeados por arreglos institucionales.”
Por qué duele el amor. Una explicación sociológica

Como socióloga, no me gusta entender nuestras decisiones como fruto de nuestra individualidad. Como persona, no soporto la idea de pensarme poco libre.  También es verdad que por aquello de mantener el equilibrio, a veces me inclino a una defensa férrea de nuestra libertad y otras muchas las condiciones y estructuras sociales son la explicación que doy a cualquier acto humano. Y escribiendo esto iba de un lado a otro, convenciéndome tanto de una cosa como de la contraria.

Este representa un histórico debate por saber cuán determinados estamos por nuestro entorno. ¿En realidad somos libres? Yo creo que absolutamente sí. Pero somos libres en nuestro país, dentro de nuestro contexto y nuestros límites. Y unos tienen la posibilidad de ser más libres que otros. Ahora bien, dos personas que tengan la misma posibilidad de libertad, uno puede elegir no serlo, claro. Pero, volvemos al inicio. ¿Sería esta una decisión completamente libre? También se dice que no podemos controlar lo que nos pasa pero sí cómo reaccionamos ante ello. Estoy completamente de acuerdo, pero ¿estas reacciones son del todo libres?

El surgimiento de la psicología, entre otras cosas, ha influido en la consciencia colectiva ensalzando la responsabilidad individual. Pensamos que si sufrimos, o tenemos problemas o dificultades, quizá solo nos falta conocernos mejor, o ajustar alguna cosa interior. Esto puede tener algo de cierto pero no es del todo justo.

Cuando una persona comete un error podemos pensar en todas las cosas que lo llevaron a hacerlo como su contexto social, su educación, su familia. Y nos podríamos compadecer con razón: “pobre, no pudo actuar de otra manera”. Pero esto no sería suficiente para eximirlo de su responsabilidad. Lo que la acentuaría en cualquier caso sería quizá la conciencia de la acción. Es decir, el que haya sido una decisión informada, el conocimiento de otras opciones. Hay veces que no tenemos elección pero por otro lado, si algo fuera inevitable, todos haríamos lo mismo.

Por ejemplo, en el estudio sociológico del amor, se entiende a las relaciones personales dentro de un contexto social, no exenta de presiones e influencias culturales. Podemos decir que cuando hay un problema generalizado, patrones de comportamiento o un fracaso que nos atañe a todos, no podemos resolverlo (únicamente) con terapias psicológicas o comportamientos individuales.

Todo esto pensaba cuando escuché un término apasionante por su aparente contradicción: “estructuras liberadoras”. ¿Puede una estructura ser liberadora? Bueno, en tanto permite. Pero ¿no es esto ver el vaso medio lleno? ¿Qué hay de lo que restringe? Es verdad pero de los límites no nos podemos librar. Vivimos dentro de unos límites que habilitan y posibilitan tantas cosas (a costa de muchas otras). Y no podemos ser libres fuera de ellos.

Para entender una estructura como liberadora es necesario conocer y reconocer su existencia. Aceptarla y elegirla. Pero no como una resignación sino como un reconocimiento. En esta elección radica casi toda nuestra libertad.

Hace falta conocer y reconocer nuestros propios limites. Aunque es paradójico porque la capacidad de conocerlos sigue sin ser aleatoria. Lo que sí es que esta conciencia nos libera y nos responsabiliza de algún modo. Además que si la estructura fuera absolutamente determinante como dicen algunos, no habría ni diversidad ni espontaneidad ni libertad ni humanidad.

O sea que debe haber una interioridad que sea ajena a las circunstancias, estando dentro de ellas. Es ese margen de acción en el que nos movemos. Creo que somos menos libres de los que nos gustaría aceptar pero que ese espacio, tan nuestro, es el más apasionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s