Interpretándonos

El ser humano es un “intérprete obsesivo”. No nos queda de otra, es todo lo que podemos hacer si esperamos tener siquiera un mínimo de éxito en nuestras interacciones sociales. Vivimos interpretando el mundo, a los otros. ¿Qué significará esto? ¿Qué me estará queriendo decir? ¿Qué estará pensando? Pasamos la vida con estas preguntas para las cuales nunca jamás tendremos respuestas certeras. Pero al menos tenemos elementos que facilitan esta comprensión mutua. Acuerdos compartidos sobre lo que significa una cosa. Por ejemplo, sabemos que si alguien llora, probablemente esté triste. Nos valemos de palabras, gestos, acciones que nos ofrecen un poco de claridad y posibilitan cualquier relación humana.

man-in-the-mirror-suzanne-marie-leclair

Este ejercicio-obligatorio-de interpretación llena la vida de encanto pero también puede ser abrumador, si no tenemos suficiente cuidado. Para complicarlo un poco, vamos teniendo más y más medios de interacción social, y si ahora podemos comunicarnos sin siquiera mirarnos, ¿cómo sabremos leernos correctamente? Si no tenemos que actuar para acompañar nuestras palabras, les podemos quitar todo su significado. Cada vez es más fácil, y quizá preferimos, dejar más espacio a ser interpretados para asumir menos responsabilidad de lo que hacemos, o dejamos de hacer.

Por otro lado, hay una ruptura entre lo que pensamos, decimos y hacemos. Encontramos tanta inconsistencia en el mundo que nos es imposible creer hasta en nosotros mismos. Todas estas vías de comunicación y espacios de interpretación nos van llenando de una angustiosa confusión. Nos preocupamos por aparentar y no por darnos a conocer. Nos jactamos de tolerarlo todo, pero a costa de no intentar comprender nada. Creemos que quitándole peso a nuestra palabra, iremos más ligeros por el mundo. Nos fragmentamos tan constantemente que hasta nuestros gestos quedan desprovistos de significado. Y después vamos lamentándonos porque nos interpretan erróneamente.

Ante este panorama donde los vínculos sociales se van debilitando, donde las relaciones nos causan ansiedad e inseguridad, debemos darnos y dar a los demás la claridad que todos necesitamos. Seamos honestos, con otros y con nosotros mismos. Si yo comienzo a actuar conforme a lo que pienso, a decir lo que siento, voy a empezar también a creer en los demás. Dejemos de buscar explicaciones y justificaciones. Quedémonos con lo que la gente dice o hace, no con lo que nosotros creemos que dice o hace. Confiemos en que la gente nos comunica lo que quiere que entendamos, no más ni menos. Preguntemos. No llenemos los silencios de alguien con nuestras palabras.

Si vamos reemplazando los vacíos del desentendimiento con transparencia, quedará mucho menos espacio para la interpretación y mucho más espacio para el encuentro. Si creemos en algo, llevémoslo hasta sus últimas consecuencias.  Así, si somos consecuentes, de todos modos van a interpretar nuestras acciones, pero al menos no dudaremos de nosotros mismos. Seamos mejores, más libres de nuestros miedos, más congruentes, más honestos. Conozcámonos mejor, no busquemos interpretarnos sino encontrarnos.

 

 

Man in the mirror, Suzanne Marie Leclair

 

 

 

Anuncios

Razonar con el corazón

Creo que por fin hemos llegado a un acuerdo. Mi corazón, mi cabeza y yo estamos en el mismo canal, hemos tomado una decisión, o al menos asumido una condición. Estamos bien, tranquilos, aceptando lo que toca aceptar y ya está. O al menos eso parece. De repente al corazón le da por inquietarse. Vamos, es posible que pasen situaciones que lo alteren un poco. Pero está fuera de sí. Yo, como una simple mediadora, le pido por favor a la cabeza que le exponga nuevamente las razones al corazón. Ella uno por uno repite, enumera, enlista todos y cada uno de los puntos por los cuales hemos decidido algo en primer lugar.

El corazón por momentos asiente, pretende entender y aceptar dichas razones. Pero de repente y sin motivo aparente, vuelve a inquietarse. Se vuelve loco, pierde la cabeza. Protesta, sin razones, pero con enjundia. La cabeza entonces busca razones para unírsele al corazón, y claro, como hace muy bien su trabajo, las encuentra. Yo entonces también comienzo a dudar. Pero cuestiono a la cabeza, le explico calmada que estos cambios son muy poco razonables. Ella entiende. Recapacitamos. Convencemos de nuevo al corazón, sabiendo que en cualquier momento éste se puede volver en nuestra contra. En fin, esta historia se repite una y otra vez. A veces parece que la cabeza y el corazón se ponen de acuerdo para querer cosas diametralmente opuestas.*

Cuando nos encontramos en esta situación, tenemos varias opciones. La primera, puramente racional, sería callar al corazón de un tirón imponiendo razones. La segunda, dejemos mejor que el corazón mande. Que no importe nada más que lo que sentimos, el corazón quiere lo que el corazón quiere. Bueno, ninguna de estas posturas me convence del todo. Por un lado, sería iluso pensar que el corazón no tiene nada razonable que decir. Hay que escucharlo, buscar entenderlo. Las emociones, los sentimientos, son un motor poderosísimo. Pero en su fuerza llevan también su fragilidad, su debilidad, su inestabilidad. Somos mucho más que solo sentimientos pero constituyen una gran parte de nosotros. Tampoco tendríamos que actuar basándonos únicamente en nuestros pensamientos, razones y cálculos ya que sería negar toda la experiencia humana emocional. ¡Qué vida tan vacía (y aburrida)!

¿Se puede, entonces, llegar a un acuerdo? Definitivamente pienso que debe buscarse, pues ni todas las razones le corresponden a la cabeza ni todo el amor es solo cosa del corazón. Ambos deben encontrarse para decidir mejor y para amar mejor.

Lo que es cierto es que muchas veces no se trata ni siquiera de que quieran cosas distintas pero pasa que el corazón exige satisfacciones, respuestas, más inmediatas. Le es complicado mirar a largo plazo. Solo sabemos sentir en tiempo presente. Es por eso que nos parecen tan fuertes las demandas del corazón, porque son ahora o (pensamos) nunca. En cambio, la cabeza puede mirar un poco más allá. Puede entender que algo que es bueno puede requerir espera, esfuerzo. Tiene un poco más de perspectiva temporal que, claro, al corazón le resulta ciertamente incomprensible.

Ahora bien, ambas dimensiones humanas, la emocional y la racional, aunque a veces parece que se contraponen, en la realidad se complementan, se necesitan. Pero es verdad que resulta a veces más fácil dejarse llevar por una u otra, actuar escuchando solo a una de las partes. A manera de esbozo, creo que parte de la conciliación resulta de tener claro dos cosas: quién soy y hacia dónde quiero ir. La cabeza y el corazón usualmente responden lo mismo a estas preguntas. Estas dos cuestiones nos orientan para saber bien a lo que aspiramos y de lo que somos capaces. Entenderemos qué es lo que el corazón  está anhelando y qué es lo que realmente busca satisfacer con estas fuertes demandas. Nos podremos dar cuenta que casi siempre la aspiración es compartida. Cabeza y corazón parten del mismo sitio y buscan llegar al mismo lugar, aunque a veces no coincidan en el camino.

Si sabemos quienes somos y tenemos muy presentes nuestras aspiraciones será más fácil poner los medios para alcanzarlas, a veces con el corazón, a veces con la cabeza. Porque ninguno por sí solo nos puede hacer completamente felices. Y, en cambio, cuando tomamos una decisión con la cabeza y con el corazón en sintonía, no nos queda ninguna duda de que es la decisión correcta. Esta disyuntiva puede ser dolorosa y difícil pero creo que, si lo permitimos, la cabeza sabe muy bien entender y dirigir los grandes anhelos del corazón.

 

 

 

*Disclaimer: Esta caricaturización es con afán meramente ilustrativo. La autora** no pretende afirmar en lo absoluto que seamos individuos dicotómicos o atomizados sino que, por el contrario, sostiene que somos una unidad, personas integradas en todas nuestras dimensiones.

**A la autora le pareció gracioso hablar de sí misma en tercera persona. Se dio cuenta muy tarde que no lo es tanto.

 

Cantos de aroma azaroso

Hay cantos que sólo existen un instante,

cura de los pies que sobre zarzas han caminado.

Caricias de sosiego sobre cortezas inquietas,

azaroso como la mirada que se cruza con un cometa.

 

Nadie los escribe porque no se inventan,

no se buscan porque no pertenecen al destino.

Lenguaje para la noble naturaleza,

quien los espera, mejor que viva una vida eterna.

 

Como nadar en lagos claros,

reino donde se vive la dicha y la honesta riqueza.

Danzas bajo un sol alegre,

en campos frescos donde brota la certeza.

 

Se incrustan en los orígenes del pecho,

convierten al espíritu en aroma.

Terminan al amanecer,

con lágrimas de anhelo que nunca cesa.

 

Nardo.

 

Listas y manías

Me encantan las listas. Hago o procuro hacer listas para prácticamente todo. Algunos podrían decir que es una clase de obsesión y no lo discutiría, pero para mí es un intento pequeñito de darle estructura a un mundo tan caótico. Claro que me dirían entonces que la obsesión es la de darle estructura a lo que no tiene porque tenerla, y nuevamente no estaría en posición de rebatirlo. Pero al final todos buscamos alguna certeza, un poco de seguridad en la que podamos descansar nuestros pensamientos. Algún indicio, algo que nos diga que no estamos del todo perdidos, que nos reconforte asegurándonos que vamos hacia algún lugar. Bueno, así me siento cada vez que tacho algo de mis listas. En una lista todo tiene un orden y una razón de ser. Qué ficción tan más consoladora.

Aquí va una lista de algunas de las cosas de las que hago listas (no pretende ser para nada exhaustiva):

  • Compras del supermercado
  • Ropa/zapatos/accesorios que me hacen falta quiero
  • Sentimientos (sí, más de uno, al mismo tiempo)
  • Pendientes del día
  • Pendientes de la semana
  • Compromisos del mes
  • Fechas importantes
  • Amigos que quiero visitar/llamar
  • Cartas por escribir
  • Lugares a los que quiero ir
  • Lugares a los que he ido
  • Cosas por hacer
  • Libros por leer
  • Mis virtudes
  • Y defectos (un poco larga en comparación de la anterior)
  • Temas de conversación
  • Temas para escribir algún artículo algún día
  • Preguntas que hacer a gente que me parece interesante
  • Gente que me parece interesante
  • Libros favoritos
  • Películas favoritas
  • Todas mis cosas favoritas
  • Cuentas/deudas (ésta no es mi favorita)
  • Ideas
  • De spotify
  • Sueños por cumplir
  • Y un gran, gran etcétera.

El (des)amor en los tiempos del sismo

Autor invitado: Iván Monzalvo

@aiihMonzalvo

Todos tenemos una historia con el sismo 19s. Como cada experiencia fue particular, la historias son únicas, ninguna es igual. Hay de todos los tipos; graciosas, divertidas, impresionantes, dolorosas. Además de las que ya todos conocemos, como la de Frida, la heroína de cuatro patas, o la de la otra Frida, la niña fantasma, hay otras tantas que merecen la pena ser contadas, como la del cirujano que se decidió continuar la cirugía en pleno sismo, o la del señor que fue de los llamados niños milagro del 85, porque habían quedado enterrados en los escombros durante algunos días, quedó atrapado en los escombros tras el 19s y volvió a sobrevivir.

Hay muchas historias, algunas reales, otras falsas, muchas conocidas y otras de las que jamás escucharemos. Hay unas de valentía, otras de amor, otras de coraje, y mil cosas más. La mía es de desamor.

Esta es mi historia sobre cómo viví el 19s.

Semanas antes comencé a salir con la chava que me movía el tapete desde que yo era AJEF. Nos conocíamos desde entonces pero nunca nos hablamos, sino hasta unas semanas antes del 19s.

Todo fue tan rápido, en realidad.

En ese momento ella atravesaba por una dura ruptura. Yo había caído en una terrible monotonía en mi antiguo empleo en el banco, pero recién había sido aceptado en la especialidad.

Coincidimos en un momento en el que ambos nos necesitábamos.

Pero con esa misma facilidad y a la misma velocidad con la que nos encontramos y nos quisimos, también todo acabó; fue una historia de amor exprés.

Después del 15 de septiembre tuvimos una discusión que no pudimos superar.

No nos hablamos sino hasta el 18 de septiembre, pero sólo para agendar una cita al día siguiente para platicar.

Ambos sabíamos que el 19 todo iba a terminar. Ya estaba escrito.

Recuerdo que nos quedamos de ver a la 1 afuera de su oficina. Trabajábamos muy cerca, a unos 15 minutos caminando. Mi oficina estaba en Mixcoac 108, y ella trabajaba en Torre Diamante en Insurgentes.

Resignado, llegué a su oficina. Ella demoró en bajar.

Nos saludamos con frialdad. No recuerdo qué usábamos, pero sí que ella traía una muleta porque se había lastimado la rodilla. Íbamos a ir a la pizzería que estaba frente a su edificio. Ahí acabaría todo.

No hablamos nada en los pocos pasos que hay de su oficina a la pizzería, y justo al llegar nos detuvimos. Era nuestra última oportunidad para retractarnos. Yo no quería entrar porque sabía que ese era el final. Ella lo dudó un momento porque también lo sabía, pero instantes después, con firmeza iba a subir el primer escalón de la entrada.

Ese paso lo vi en cámara lenta. Rogaba porque pasara lo que fuera porque ella no terminara de dar ese paso.

Justo cuando puso un pie, la tierra se sacudió.

Les juro que fue así de dramático como se los cuento.

Poco después sonó lo alarma, se cayeron algunos postes, el metrobús se salió de su carril y provocó algunos accidentes, enormes contingentes de gente comenzaron a salir de los edificios, las personas gritaban, lloraban, oraban. El caos no tardó en llegar.

Me quedé estupefacto. No lo podía creer.

Ella, aunque con miedo, se mantuvo serena.

No supimos qué hacer, pero por la forma en que nos abrazamos, creímos que estaríamos juntos mucho tiempo más. Pero no fue así.

Fuimos a su oficina por sus cosas, y después a la mía por las mías y por el carro. Camino a su casa nos hicimos 3 horas, en un trayecto que normalmente es de 40 minutos, de Insurgentes a la Condesa.

En el radio veníamos oyendo cómo muchos edificios en la Roma habían colapsado. Y al mirar por las ventanas del carro comprobábamos el desastre.

Cuando en el radio dijeron que el epicentro tuvo lugar en Morelos, ella rompió en llanto porque su papá estaba allá.

Todo era incertidumbre. Todo menos nosotros, lo nuestro. Pero no por mucho.

Días después, ella se entregó en cuerpo y alma en labores de reconstrucción. Incluso se fue a otros estados para continuar con ese trabajo, y renunció a una prometedora carrera en la Agencia Espacial Mexicana para ayudar.

Mientras yo sólo intentaba recobrar mi vida.

Ella me insistía mucho en que renunciara para que levantáramos juntos a la ciudad, pero yo, en un acto de cobardía, que en su momento pensé que era responsabilidad, decidí volver al banco. Lo dijo con toda franqueza: el banco es un cáncer en tu vida, Iván.

Ella no toleró mi tibieza y terminamos separándonos, y de hecho no quedamos en los mejores términos.

Varios días después la busqué para intentar solucionarlo, pero mi intento no pasó más que de una jornada conjunta para transportar víveres. Hasta ahora nos vemos y no nos hablamos.

Pero después de una larga serie de reflexiones personales, y algunas otras condiciones, hacia finales del año pasado, recordándola y gracias a ella, me atreví a renunciar al banco, y tal parece que ella siempre tuvo razón; al parecer era un cáncer en mi vida, pues desde ese momento todo me ha salido bien.

Por eso decidí hacer mi investigación final de la especialidad sobre el rumbo de la reconstrucción tras el 19s, y dedicársela.

Así es como se vive el (des)amor en los tiempos del sismo.

¿Ustedes cómo lo vivieron? ¿Cuáles son sus historias?

Una orejita a la vez

Era un día como cualquier otro, sábado por la mañana. Estar bien o sentirme bien ha sido algo que poco a poco me doy cuenta que depende en gran medida de mí mismo. Me puse mis tenis para correr y salí al bosque. Decidí como reto personal superar mis tiempos corriendo. Llegué al minuto 66 sintiendo mucha hambre. Tomé un baño y tomé la bicicleta para ir a desayunar a L.

Llevo tiempo sin esperar mucho, ya no espero. No es que sea pesimista, pero a veces no pasa nada realmente, y hay que estar bien con eso. Me niego a pensar que la vida se trate sólo de obtener estímulos constantes. Me senté en la barra de L y pedí un estofado de huevos y tomate. Abrí mi libro y comencé a leer mientras estaba listo mi desayuno.

Tiendo a observar mucho a la gente, así juego conmigo mismo. Al voltear a la entrada del restaurante, vi un rostro encantador.  Tras haber terminado de desayunar, pedí al mesero una orejita pan. Alguien se sentó junto a mí, pero seguí en mi lectura. Llegó mi orejita.


“Ah mira, una palmera” – dijo una voz junto a mí.

“No, es una orejita” – respondí yo.

“En España les decimos palmeras” – me contestó.

“Pues aquí les decimos orejitas” – concluí yo de manera cortante.


Seguí con mi lectura y unos segundos después me percaté de mi sequedad al responder. Poco a poco la culpa comenzó a desencadenarse dentro de mí. Pensé, ¿por qué estoy tan cerrado al mundo? Voy a hablarle.


“¿Qué haces aquí en México?” – pregunté.

“Estoy viajando” – contestó.


Al voltear vi que se trataba del rostro hermoso que vi en la entrada del lugar al voltear hace unos momentos. Mi corazón dio un vuelco y se cortó mi respiración.


“¿De qué parte de España eres?” – pregunté.

“Del país vasco” – me dijo.

“¡El libro que estoy leyendo es sobre el país vasco!” – comenté emocionado, quizá exaltado.


Estuvimos platicado por un par de horas e intercambiamos los teléfonos. Decidimos vernos al día siguiente. Esa tarde yo noté en mí un espíritu distinto, una fuerza vital corriendo por todo mi cuerpo, desbordándose. Por la noche tomé la bicicleta para ir a una fiesta. Esa noche bailé sin parar, con amigos, con extraños, con el mundo. ¡Estúpido cupido!”, me flechó y dio directo en la vena más vulnerable de mi ser.

jardin

Al día siguiente platicamos de nuevo por un par de horas en el desayuno. En nuestra plática surgió un comentario de su parte sobre el síndrome de Stendhal. La primera vez que lo escuché fue cuando un sacerdote en Roma me explicó que ese malestar y angustia que sentía tras un día completo de admirar esa ciudad, se debía a haber estado expuesto a tanta belleza y arte. Precisamente me sentía así al conversar con ese rostro hermoso, sentía que no podía más estar expuesto a su belleza, que me iba a caer, que estaba al borde de una fuerte caída.

Nos despedimos y yo caminé a casa con una angustia que llegó a lastimarme el pecho. A unas cuadras de mi casa, noté que en mis bolsillos ya no estaba mi cartera. La tiré y no me di cuenta, perdí las tarjetas y la cabeza. Ese día transcurrió acompañado de un desasosiego, de un sentimiento de extrañeza. Yo ya no sabía quién era yo ni dónde estaban mis pies. Decidí dormir temprano.

Desperté a las cuatro de la mañana con un mensaje en mi celular que decía: “¿quieres que pasemos el día juntos?”. No pude dormir más. Nunca nadie me había dicho algo así, tan simple y tan bueno. Cualquier tipo de angustia desapareció y empecé a bailar en la oscuridad.

¿Qué me pasa? ¿Qué debo hacer? ¿Qué es esto?

Saber que en unos días se iría me generaba una tristeza profunda y me invadía, incluso estando juntos. Soy inevitablemente melancólico y azotado. Me invaden los sentimientos, nunca he sido esa persona emocionalmente inteligente. Lo discutimos, lo platicamos y mientras nos abrazábamos, poco a poco fui apropiándome del momento, del presente, de lo que te brinda el “ahora”. Creo que en una semana sonreí tanto como he sonreído en mis casi 24 años. Yo me entregué. No revisé mi celular, no vi mis mensajes, olvidé al mundo. Nunca me había preocupado tan poco por el mañana ni por mi tesis inconclusa.

El agua corrió por mis hombros, vimos el mar a través de un óleo, comimos estrellas de mar, cantamos el salmo de la gracia y dijimos adiós con serenidad.

Desperté solo afuera del aeropuerto, con una lluvia torrencial, gente con maletas y coches por todos lados, me sentí de nuevo arrojado al mundo. Esa noche festejé el grito de independencia en el centro de Coyoacán, y en un juego mecánico le grité al mundo lo feliz que era. Había concluído la semana más dulce de mi vida.

Hoy comí una orejita antes de retomar mis lecturas para la tesis de una licenciatura inconclusa. Mientras soñaba despierto, junto a mis gardenias moribundas, me preguntaba sobre el futuro y me respondí a mí mismo: un día a la vez, una orejita a la vez.

Nardo.

Solo el tiempo, locura

Hace unos días me corté accidentalmente con un florero de cristal. Nunca me imaginé que un dedo sangrara tanto. Tuve que arreglármelas sin mi pulgar derecho por algunos días y realmente una no valora lo que tiene hasta que se ve privada de ello. Qué difícil es la vida, comer, lavarse los dientes, ir al baño, escribir, sin él. Valorémoslo más, los dedos merecen más reconocimiento. Inauguremos el día internacional del dedo gordo (propongo el 18 de agosto pero se puede abrir el debate).

Después de unas horas dejó de doler, seguía sangrando, pero no molestaba mucho. Al día siguiente ya había parado por completo. Luego empezó poco a poco a cicatrizar. Me quité mi vendaje pues me hacía fuera de peligro. Pero un par de días más tarde, sin razón aparente, empezó a sangrar de nuevo. No me dolía, ni siquiera lo sentí. Pero la sangre estaba ahí, la herida seguía abierta. Me reprendí por haber intentado apresurar el proceso de sanación, por haberme quitado tan rápido la curación, la piel no tenía prisa. Solo necesitaba mi paciencia, pero claro, y esto es lo que hasta entonces entendí, que también necesitaba un poco de mi ayuda.

Cuántas veces no nos han dicho, después de una pérdida o de una desilusión, que solo el tiempo nos curará, que con el paso de los días se irá yendo el dolor, que ya vendrá el olvido. Y claro, como cualquier herida, ésta necesita vivir paso a paso todo el proceso para sanar. Pero creo que es más importante poner el énfasis en vivir bien cada etapa del duelo que en el tiempo en sí mismo. El adjudicarle al tiempo toda la responsabilidad nos quita muchísimo margen de acción. Es decir, si fuera solo cosa del tiempo, podríamos definir exactamente cuántos meses lleva recuperarse de un rompimiento o de una muerte. Sin embargo, vemos que hay personas que a las pocas semanas ya parecen estar tranquilas mientras que para otras pasan los años y el dolor no cede.

Entonces si el tiempo no tiene toda la culpa, algo definitivamente está en nuestras manos. Pero claro, nadie nos dirá al vernos llorar que lo que tenemos que hacer solo es sanar. Sería una obviedad que seguramente no agradeceríamos. Pero sí deberíamos decir más, y entender, que para sanar hay que decidir hacerlo, o al menos decidir que lo queremos. Con el discurso trillado de que es cosa del tiempo, que tiene algo de cierto, es como si fuéramos solo unos observadores pasivos de nuestras heridas, en vez de los actores principales de nuestro dolor.  Si nosotros no nos armamos de valor y decidimos contundentemente que queremos cerrar ese capítulo de nuestras vidas, podrán pasar cien años y no habremos avanzado mucho. Incluso, si no lo decidimos fuerte y a tiempo, podemos volver mil veces a hacer cosas que nos lastimen.

Claro que para tomar una decisión así se necesita valentía, se necesita fuerza, se necesita confianza. Es mucho más fácil quedarse esperando locamente que el tiempo resuelva todo lo que nosotros no queremos o no sabemos cómo.

Nada de esto significa que al día siguiente de que perdemos algo o a alguien “decidamos” que estamos perfectamente bien ni que no lloremos una pérdida. Eso sería solo una vil mentira, no ayudaría en nada. Sería dejar al dedo sangrar fingiendo que no pasa nada.  Pero como cualquier herida, podemos tener los cuidados necesarios, vivir cada etapa muy conscientemente. Y después de un periodo razonable, tomar una decisión, optar por dejar de lastimarnos con nuestros pensamientos, por no estar abriendo constantemente la herida, haciendo cosas que nos lastiman. Podemos elegir ver para adelante. Mi dedo ya está mucho mejor. Eso sí, si lo toco sin cuidado duele un poco y aún se siente frágil. Por mi parte, he decidido no lastimarlo, ayudarlo a cicatrizar.

dali La persistencia de la memoria, Salvador Dalí, 1931.